Manejando el Estrés y la Ansiedad con una buena Alimentación
>
>
Manejando el Estrés y la Ansiedad con una buena Alimentación

Manejando el Estrés y la Ansiedad con una buena Alimentación

¿Qué son en el estrés y la ansiedad?

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. También es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda.
En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar su salud.

Hay dos tipos de estrés:
1. Agudo y Crónico
El agudo es como mencionaba, generalmente ayuda a prevenir peligros. El mejor conocido como «adrenalina» frente a riesgos.
Pero el que es realmente perjudicial para la salud y bienestar es el crónico.

Si estás atravesando problemas en el trabajo, en la salud, económicos, u otros, se puede manifestar en tu cuerpo de diferentes maneras:
– Presión arterial alta
– Insuficiencia cardíaca
– Diabetes
– Obesidad
– Depresión o ansiedad
– Problemas de la piel, como acné o eczema
– Problemas menstruales

Por otro lado la ansiedad es el estado de estrés constante, que se manifiesta en a través de síntomas complementarios a los anteriores:

– Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
– Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
– Aumento del ritmo cardíaco
– Respiración acelerada (hiperventilación)
– Sudoración
– Temblores
– Sensación de debilidad o cansancio
– Problemas para concentrarse
– Tener problemas para conciliar el sueño
– Padecer problemas gastrointestinales

Cualquiera sea el caso, hay que cuidar mucho de que no se convierta en una depresión, porque podría ser más perjudicial para ti.
Y lo mejor para tratar estos casos es, en primer lugar, reconocer que lo tenemos, y luego acudir a un especialista como un psicólogo o un psiquiatra.

Combatiendo el estrés y la ansiedad con una buena alimentación

Este mal común se puede mejorar y contrarrestar a través de una vida saludable además de prevenir los malestares secundarios.
Con una buena alimentación ayudamos a nuestro cuerpo a equilibrar con los nutrientes y elementos necesarios.

Por ejemplo:

1. Los carbohidratos son vitales, especialmente los complejos como cereales integrales (arroz o pasta), papa, camote, legumbres, entre otros, pues te dan mucha energía y un suministro de glucosa al cerebro más estable que los carbohidratos simples. Lo cual te mantiene con una energía y ánimo estable.

2. Proteínas de alta calidad como carnes magras, pescado, huevos, legumbres y frutos secos ya que en esta situación tu cuerpo reclamará este macronutriente porque contribuye a aumentar la síntesis de serotonina (el déficit de este está relacionado al depresión)

3. La carencia de Omega 3 provoca nerviosismo, falta de concentración y defensas bajas. Este es un excelente complemento a las proteínas. Consume pescados con carne negra, mariscos y nueces.

4. Vitaminas B, pues es la primera en consumirse cuando el cuerpo está bajo tensión.
Esta la encontramos en Legumbres, huevos, cereales integrales, germen de trigo, levadura de cerveza y frutos secos son buenas fuentes. Consume también setas, fruta y verduras.

5. El magnesio es un mineral necesario para la síntesis de serotonina y tiene propiedades relajantes, por lo que ayuda a mantener a raya el ritmo cardiovascular y a relajar los músculos. La deficiencia de magnesio provoca irritabilidad e insomnio.
Está en carnes magras, marisco, frutos secos, frutas desecadas, verduras de hoja verde y chocolate negro (mínimo un 70% de cacao).

6. En situaciones de estrés las necesidades de vitamina C aumentan, por lo que conviene tomar como mínimo tres porciones de fruta fresca al día. Además que es el complemento perfecto del Magnesio.

Además de esta lista de nutrientes y alimentos, es necesario que puedas ser constante con la comida, porque el cuerpo necesita energía, sobretodo en estos casos.

Otras formas de combatirlos

1. Un desestresante por naturaleza es el ejercicio físico, pues permite la oxigenación del cerebro y la disminución del estrés, ya que favorece la liberación de endorfinas que nos brindan esa sensación de bienestar.
Una manera fácil y efectiva de despejar tu mente es haciendo algún ejercicio de tu preferencia, puede ser yoga o taichí, o cualquier otro que te resulte atractivo, lo importante es que lo hagas con dedicación y teniendo siempre en cuenta que lo haces por ti, por verte y sentirte bien.

2. La respiración profunda y consciente puede permitirte superar la ansiedad en apenas unos cuantos minutos, pues al disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

3. Cuando no dormimos el tiempo necesario, nuestro cuerpo y nuestra mente se sienten agotados, por lo que realizar nuestras actividades diarias nos resulta una tarea un tanto difícil de manejar, pues nos sentimos irritables, molestos y nos cuesta concentrarnos en lo que debemos hacer.
Dormir lo suficiente le permitirá a tu cuerpo reponer las energías que ha gastado

Esperamos que esta información haya sido valiosa para ti y que puedas aprovecharla al máximo para combartir o prevenir este mal común de este tiempo.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart
No products in the cart.